ene 27, 2012

Enviado por en Curiosidades Sexuales, Estilo de Vida | 1 Comentario

El sexo como fuente de felicidad

El sexo como fuente de felicidad

Las relaciones sexuales provocan un aumento de la felicidad, realzan nuestra belleza y mejoran la capacidad respiratoria y muscular. La clave de todo esto, sin contar las teorías místico-fantásticas sobre el tema, tiene una relación directa con las reacciones que provoca la ya famosa química del cuerpo humano.

Nadie podrá negar haber escuchado alguna vez la famosa frase "Estás amargado, tú lo que necesitas es mojar", o la también archiconocida cara que se nos queda después de una noche en la que hemos triunfado en lo relativo al sexo.

Y es que mediante la práctica de sexo realizamos un importante ejercicio, a la vez que liberamos distintas hormonas que nos permiten un mejor desarrollo de las capacidades físicas y un aumento del placer y la felicidad.

 

¿Que beneficios se obtienen del sexo?

En el plano físico y refiriéndonos al coito, la frecuencia cardiaca aumenta al mismo tiempo que el ritmo de la respiración cambia. La presión sanguínea aumenta provocando que prácticamente todo el sistema muscular de nuestro cuerpo entre en tensión. Una vez pasado el clímax sexual, siguiendo con la fisonomía, ese aumento del riego sanguíneo hace que nuestra piel y nuestro pelo luzcan de una manera excepcional, aumentando nuestro autoestima y, por tanto, nuestra felicidad. También se realza nuestra felicidad con las mejoras en la capacidad respiratoria, el alivio de tensiones y la quema de calorías -hasta 3000 durante la práctica de una relación sexual- que experimentamos con la práctica de sexo.

Si nos vamos al plano clave, el de la química, tenemos una seríe de hormonas que actúan sobre nuestro cuerpo y que varían nuestro estado de ánimo de forma que algunas pueden llegar a "trabajar" como analgésicos naturales. En el caso de la mujer, la oxitocina aumenta la intensidad del orgasmo. Un paso por detrás de la serotonina -que influye directamente en nuestro estado de ánimo- van las endorfinas, hormonas capaces de provocarnos un enorme placer en un estado de euforia emocional. Pasado el orgasmo, punto que coincide con el valor máximo en la concentración de endorfinas, los restos de esa euforia provocan en el organismo una profunda relajación, dejando por los suelos nuestro estrés, y llevando al cielo nuestros niveles de felicidad.

  1.  
    Hola!!
    Todos conocemos una serie de beneficios emanados de una buena vida sexual, pero de lo que no somos conscientes es que además del placer y de sus naturales connotaciones eróticas, la excitación sexual y el orgasmo mejoran la capacidad respiratoria, benefician el sistema cardiovascular, contrarrestan la depresión y la ansiedad, ayudan a aliviar dolores, proporcionan flexibilidad, fuerza y tono muscular, disminuiyen los síntomas asociados a la menstruación… Todo esto tiene su explicación científica: 
    http://prettynuit.blogspot.com.es/2012/09/la-quimica-del-amor.html#more
    Un saludo!   ;-)
     
     

Dejar una respuesta