feb 6, 2012

Enviado por en Alimentación, Curiosidades Sexuales, Salud | 0 Comentarios

Alcohol y cafeína. Cómo afectan a la fertilidad femenina

Alcohol y cafeína. Cómo afectan a la fertilidad femenina

Si hace unos días comentábamos cómo la obesidad provoca disfunciones sexuales, hoy toca hablar de dos posibles grandes enemigos de la fertilidad femenina; pues un estudio del Departamento de Nutrición de la Escuela Harvard de Salud Pública, en Boston, ha puesto a prueba al alcohol y la cafeína en 18555 mujeres con deseos de quedarse embarazadas.

 

El motivo que llevó a éste departamento a realizar una investigación de tal índole es la coexistencia de hasta un total de 28 investigaciones relacionadas con el alcohol y la cafeína con claras diferencias en cuanto a resultados: mientras que en algunas de ellas ambas sustancias se relacionan negativamente con la fertilidad, en otras se pone de manifiesto que un estilo de vida con hábitos como el consumo de ciertas bebidas alcohólicas, o con cierto contenido en cafeína, prevenían -salvando las distancias- de padecer infertilidad. Científicamente hablando, por una parte, el alcohol y la cafeína no están ligados ni relacionados de ningún modo con los marcadores biológicos del envejecimiento ovular. Pero por otra parte están ligados a un aumento de la sensiblidad de la insulina, lo que provoca una mejoría en la función ovulatoria en mujeres afectadas por el Síndrome del Ovario Poliquístico, principal causa de infertilidad por afecciones ovulatorias en mujeres de "edad reproductiva".

Éste importante estudio comenzó allá por 1989, cuando más de 116000 enfermeras con edades comprendidas entre 24 y 42 años rellenaron diversos cuestionarios sobre sus hábitos alimenticios, sus enfermedades, sus intentos de quedarse embarazadas, o cualquier indicio que pudiera llegar a establecer un patrón común digno de estudio. Tras dos años de clasificado, en 1991 se realizaron anotaciones sobre los hábitos alimenticios de 18555 mujeres que no hubieran tenido problemas de infertilidad de otro tipo que no fueran desórdenes ovulatorios en los 8 años anteriores. La segunda revisión de las dietas se llevó a cabo 4 años más tarde hasta que en 1999 terminó la recogida de datos y comenzó la interpretación de los mismos.

Como datos a destacar, en el estudio se indica que de la población de estudio, las mujeres que más frecuentemente consumían bebidas alcohólicas y/o con cafeína eran además las de mayor edad, con una menor ingesta de proteína animal, hidratos de carbono e hierro. Eran más activas físicamente, fumaban más, y eran más consumidoras de anticonceptivos orales. Si dividimos la población con mayor consumo de estas sustancias en dos subpoblaciones, la población que más alcohol bebía,  consumía una cantidad menor de grasas saturadas y tenía un menor índice de masa corporal que la subpoblación con mayor consumo de cafeína.

 

Tras los 8 años que duró la toma de datos se compararon los embarazos frente a los intentos de embarazo, y extrayeron en un principio que el consumo de alchol y cafeína aumentaban el riesgo de infertilidad hasta en un 50%. Tras ajustar los resultados mediante otros factores como la edad, la ingesta de grasa, el ejercicio, etc, no obtuvieron evidencias significativas de que la cafeína y el alcohol tengan un efecto negativo en la fertilidad femenina, dejando abierta la puerta hacia algún estudio más exhaustivo que arroje resultados más esclarecedores.

 

Para conocer al detalle el estudio, los métodos exactos de ponderación de resultados, y los resultados numéricos obtenidos, puedes acceder al artículo original: Caffeinated and alcoholic beverage intake in relation to ovulatory disorder infertility.

Dejar una respuesta