feb 13, 2012

Enviado por en Mitos, Leyendas y Verdades, Noticias y Actualidad | 0 Comentarios

¿Existe el Punto G?

¿Existe el Punto G?

Aunque muchas féminas aseguren tener Punto G, lo cierto es que la ciencia ha sido incapaz de encontrarlo a lo largo de 60 años.

Una revisión encabezada por el Dr. Amichai Kilchevsky, residente en el área de urología del hospital Yale-New Haven, en Connecticut, y publicada en pasado mes de enero en la revista Sexual Medicine, concluye con la ausencia de una parte de la anatomía denominada como Punto G. Tras 96 estudios basados en biopsias, escuestas, resonancias magnéticas…no hay indicios que localizen el archiconocido área orgásmico en la pared vaginal.

"Quizás la tecnología de la que hemos dispuesto hasta ahora no sea la adecuada", reconoce Kilchevsky.

 

Muy bien pero…¿Qué es el Punto G? ¿De dónde proviene?

El Punto G, que recibe el nombre del Dr. Ernst Gräfenberg, fue descrito por primera vez en 1950 como una zona de 1-2 centímetros en la pared vaginal especialmente sensible. Desde entonces, la ciencia ha buscado esa zona situada a unos pocos centímetros desde la abertura vagina, en la pared vaginal orientada más cerca del lado frontal del cuerpo. Pero si nos remontamos a la India del siglo XI, en el Kamasutra ya aparece descrita una zona sensible similar, por lo que verdad o mentira, es un tema discutido desde hace mucho tiempo.

Volviendo a la actualidad, Kilchevsky revisó un total de 29 estudios con encuestas que revelaron que la mayoría de las mujeres encuestadas creía realmente que el Punto G existía y formaba parte de su cuerpo, aunque no fueran capaces de localizarlo.

 

Los científicos siempre buscan pruebas materiales del sujeto sometido a estudio para certificar su veracidad. Así, un estudio del año 2008 mostró, mediante imágenes obtenidas por ultrasonidos, una zona de tejido más grueso en la pared vaginal de mujeres que habían reconocido tener orgasmos vaginales. En el caso de mujeres que nunca habían tenido orgasmos vaginales, la zona era significativamente más delgada. Sin embargo, el estudio concluía con la imposibilidad de delimitar una zona que pudiera denominarse Punto G.

 

Conclusiones científicas. Estimulación cerebral

Algunos científicos defienden la teoría de que el Punto G es sólo una prolongación del clítoris hacia el interior de la vagina. Antes de la diferenciación celular, los hombres son igualmente mujeres que, posteriormente, se van diferenciando más y más hasta llegar a ser hombres. Así, el pene proviene de un desarrollo del clítoris, reforzando la teoría que acabamos de exponer.

 

Ante la imposibilidad de hallar un punto físico palpable, el cual podríamos definir como Punto G, una investigación de la Universidad de Rutgers ha puesto a prueba la actividad cerebral de varias mujeres ante la estimulación del clítoris, del cuello uterino, y de la pared vaginal -donde se supone que se aloja el Punto G-. Con una imagen de resonancia magnética se pudo observar que en función de qué parte se estimulara, el cerebro registraba actividad en distintas partes de la corteza.

 

Lo cierto es que en una zona particular coinciden diferentes terminaciones nerviosas, así como el paso de la uretra, o la estructura denominada glándula de Skene (análogo de la próstata masculina). Por tanto, podríamos -según el Dr Komisaruk- denominar una Zona G, o una Región G en lugar de un Punto G.

 

Sea como fuere, lo cierto es que cada mujer opinará una cosa, quizá influenciada por las sensaciones que hayan sentido durante sus relaciones y la diferencia de sensibilidad en una zona determinada de la pared vaginal. Y tú…¿qué opinas?

Dejar una respuesta