mar 21, 2012

Enviado por en Salud | 0 Comentarios

Tipos de cáncer que se pueden prevenir haciendo ejercicio

Tipos de cáncer que se pueden prevenir haciendo ejercicio

Aunque nos fastidie hablar de enfermedades tan terribles como el cáncer, según la Sociedad Americana del Cáncer, la mitad de las muertes por cáncer se pueden evitar con la práctica de una vida saludable.

La piedra angular de toda vida saludable es el ejercicio. A los efectos tan favorables como el mantenimiento de un peso adecuado a nuestra altura, la mejora de la presión arterial, o conseguir una agradable salud mental, se añade la propiedad de evitar algunas enfermedades. Más de un estudio (y más de dos) han demostrado que la actividad física y la disminución del riesgo de padecer algunos tipos de cáncer están directamente relacionados.

A lo largo de las siguiente líneas veremos los 7 tipos de cáncer en los que se ha demostrado esta relación directa entre ejercicio y prevención.

 

Cáncer de Endometrio

Según la Escuela de Salud Pública de Yale, las mujeres que realizan algún tipo de ejercicio con una duración mínima de 150 minutos (2 horas y media) a la semana tienen un 34% menos de riesgo de padecer cáncer de endometrio que aquellas que no practican ejercicio.

Además, aquellas mujeres con un índice de masa corporal menor que 25 (cifra a partir de la cual se considera sobrepeso), tienen un 73% menos de riesgo de padecer cáncer de endometrio.

 

Cáncer Colorrectal

Según un estudio publicado en el British Medical Journal, las personas que realizaban más de 30 minutos al día de ejercicio físico presentaban menos riesgo de padecer cáncer colorrectal.

Además, los investigadores del Instituto de Epidemiología del Cáncer en Copenhague, tras un seguimiento de 55.489 personas de entre 50 y 64 años a lo largo de 10 años, determinaron que el 23% de los cánceres colorrectales se pueden evitar con la práctica de un estilo de vida saludable.

 

Cáncer de Próstata

En este caso, y aunque no hay estudios que demuestren al 100% la relación directa entre el ejercicio y la prevención del cáncer de próstata, lo cierto es que algunos resultados sí sugieren la viabilidad de esta relación.

Contamos con dos estudios, uno de 2006 presentado en el International Journal of Cancer, y otro de 2005 realizado en China por el European Journal of Epidemiology, que determinaban cómo los hombres que realizaban ejercicio de forma regular eran menos propensos a padecer cáncer de próstata.

 

 

Cáncer de Mama

Imágen de ejercicio y prevención de cáncer

En Octubre del año pasado, en la revista Breast Cancer Research, apareció un artículo en el que partían de un grupo de mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama. Tras unas investigaciones, se concluyó que un ejercicio de unos 20 minutos de duración a lo largo de 5 días a la semana -unido siempre a un estilo de vida saludable- reducía en un 25% el riesgo de padecer cáncer de mama.

Otro estudio, en consonancia con el anterior, publicado en Febrero de 2011 en la revista Journal of Clinical Oncology, demostró que incluso las mujeres post-menopáusicas que se iniciaban por primera vez en la práctica de algún tipo de ejercicio con cierta intensidad, mostraban un aumento en concentraciones de algunas hormonas y proteínas que reducen el riesgo de padecer cáncer de mama.

 

 

Cáncer de Pulmón

Durante 16 años, la Universidad de Minnesota repartió cuestionarios a 36.929 mujeres sanas -sin ningún tipo de cáncer-, reportando que aquellas con un nivel de práctica de ejercicio alto eran menos propensas a desarrollar un cáncer de pulmón que aquellas con una actividad física baja. Los resultados fueron contrastados y validados en 2006 a través de un estudio basado en biomarcadores publicado en la revista Cancer Epidemiology and Prevention.

Además, otro estudio previo -de 2003- publicado en el American Journal of Epidemiology, mostró cómo el riesgo de padecer cáncer de pulmón se reducía en aquellos hombres y mujeres que realizaban actividades físicas exigentes, especialmente en personas fumadoras, así como en aquellos con un índice de masa corporal medio-bajo.

 

Cáncer de Ovario

En éste caso hablamos de simples indicios acerca de una relación directa entre ejercicio y prevención del cáncer epitelial de ovario (llamado así porque afecta a las células superficiales del ovario). Dichos indicios, como el mostrado en Abril del año pasado en la revista Cancer Causes & Control, mostraban un riesgo menor de padecer cáncer de ovario en las mujeres que aseguraban realizar de forma frecuente ejercicios físicos intensos con respecto a las mujeres que decían no practicar ningún tipo de ejercicio.

 

Cáncer de Estómago

En este caso, y partiendo de un estudio de 2008 basado en biomarcadores, publicado en la revista Cancer Epidemiology and Prevention, se consigue una reducción del riesgo de padecerlo hasta en un 50% en personas con una actividad física moderada con respecto a personas que no practican ejercicio.

 

Aunque otros estudios apoyan esta idea, algunos aseguran que el ejercicio es importante; pero su efecto sobre la prevención de estos tipos de enfermedades está fuertemente ligado a un conjunto de hábitos saludables, tales como una dieta equilibrada, un índice de masa corporal correcto, etc.

La clave de estos estudios está en la actividad física y el ejercicio regular. Asegúrate de empezar con un ejercicio suave para acostumbrar al cuerpo, y pasar poco a poco a una intensidad superior. Esto hará que la práctica de ejercicio entre a formar parte de tu estilo de vida.

 

Nunca es tarde para empezar a hacer ejercicio, así es que si no realizas ningún tipo de actividad física, puedes comenzar por leer un poco en Internet acerca de cómo iniciarse en la actividad física.

 

Dejar una respuesta