feb 14, 2012

Enviado por en Noticias y Actualidad, Salud | 0 Comentarios

El testículo artificial americano

El testículo artificial americano

A lo largo de esta semana hemos podido leer sobre una posible cura para los hombres estériles. Hoy traemos una noticia en consonancia con ésta, y que alberga aún más esperanza para los hombres estériles: Investigadores de California sientan las bases para la construcción pionera de un testículo artificial capaz de producir esperma humano, dando la posibilidad de concebir hijos biológicos a hombres estériles.

Así pues, el Dr. Paul Turek, director de la Clínica Turek, en San Francisco, quiere marcar un hito histórico al dar el salto a los humanos partiendo de las pruebas realizadas en ratones, aprovechando -junto con MandalMed Inc- un galardón concedida por el National Institute of Environmental Health Sciences (NIH) del gobierno de los EEUU, y crear lo que en su página web denominan como una máquina biológica de producción de esperma.

 

A diferencia de las prótesis inertes -formados por una bolsa con una solución salina- que se implantan actualmente en hombres a los que les falta un testículo, el dispositivo no será tan fiel a la realidad como a la funcionalidad. Así pues, se tratará de un dispositivo semitransparente y cilíndrico de unos pocos centímetros de largo.

 

 

Reproducción fiel del testículo

Como hemos visto en otros artículos, la producción artificial de esperma ha sido posible en varios laboratorios. Según Turek, esa producción artificial no tiene en cuenta la totalidad de etapas por las que pasa un espermatozoide. Así, mientras que las células del interior de los testículos pasan por un total de 12 etapas, en la producción a escala de laboratorio se detiene en las etapas 9 o 10, donde se hace imprescindible el testículo para completar el proceso.

Para lograr sus objetivos, el equipo de investigación -con Turek a la cabeza- se centrará en una primera fase en el cultivo de células de las cuales los espermatozoides se nutren durante su desarrollo, incluidas las células Sertoli. Después añadirán al proceso células madre embrionarias -células que pueden evolucionar en cualquier célula del cuerpo humano- reforzadas con genes que las hagan adquirir las propiedades de las células precursoras del propio esperma.

Básicamente lo que intentan imitar es el entorno dentro de los túbulos seminíferos, estructuras de los testículos donde se forma el esperma. Según el Dr. Turek, el testículo artificial que crearán durará lo que un ciclo de producción de esperma, es decir, unos 70 días. Después, será necesario crear otro nuevo.

 

Un proyecto cuanto menos ambicioso

De cumplirse los plazos establecidos por Turek -entre 5 y 7 años- supondrá un hecho histórico que nadie antes haya logrado, y solucionaría la mayoría de problemas que impiden a los hombres estériles concebir hijos biológicos.

Además, una vez conseguido este reto, Turek anuncia la posibilidad de ir más allá y eliminar el uso de células madre embrionarias, empleando en su lugar células epiteliales del propio paciente adulto.

Dejar una respuesta