feb 7, 2012

Enviado por en Noticias y Actualidad, Salud | 0 Comentarios

Día Mundial contra la Mutilación Genital Femenina

Día Mundial contra la Mutilación Genital Femenina

Ayer se celebró el Día Mundial de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina, una vía de protesta contra la ablación. Esta práctica horrorosa afecta cada día a 8000 mujeres y niñas de todo el mundo.

Con éste día se trata de concienciar a la sociedad acerca de una práctica que, si bien no es muy conocida en España, afecta cada año a más de 125 millones de mujeres y niñas en todo el mundo. 

 

Una práctica realmente aberrante

La mutilación genital se lleva a cabo en el mayor de los casos en niñas con edades comprendidas entre los 4 y los 12 años según la OMS. Durante su "ritual" -por ahorrarnos el lenguaje soez- se espera que el dolor provocado en las niñas sirva para que "aprendan" los peligros de las prácticas sexuales, y sepan abandonar de inmediato las posibles futuras tentaciones sexuales.

En 8 de cada 10 niñas mutiladas, la ablación se limita a un corte en el clítoris. Niñas menos afortunadas son marcadas de por vida con la extirpación del clítoris, de los labios menores e incluso de los labios mayores. La salvajada llega a su cumbre cuando algunas de las niñas son castigadas con el cierre de la vagina mediante puntos de sutura.

 

Riesgo de mutilación aun estando en España

Nadie puede negar que España es un país altamente multicultural con una amplia presencia de personas de origen africano. En España, tanto el brazo ejecutor como quien proporcione facilidades para la práctica de la ablación y, en general, cualquier tipo de mutilación, está penado con hasta 12 años de cárcel. Lo que no saben muchas de estas familias es que la ley es aplicable incluso cuando la mutilación genital se produce fuera de las fronteras españolas. De este modo, aprovechan viajes a sus países de origen para la práctica de esta aberración. Afortunadamente, y aunque una vez llevaba a cabo la mutilación genital ya no tiene arreglo, la justicia parece que cada vez se toma más en serio la persecución de esta salvajada. Prueba de ello es la condena de un padre de una niña de 8 meses, impuesta en Noviembre de 2011 por la Audiencia de Teruel, que aprovechó un viaje a su país de orígen para mutilarla.

 

​Una práctica con graves peligros para la salud

Lejos de eliminar en la mujer el placer sexual con la extirpación parcial o total de su clítoris, los utensilios empleados, las formas de proceder y la total falta de higiene pueden desencadenar infecciones que provoquen a su vez graves enfermedades e incluso infertilidad.

 

Desde Biblioteca Sexual queremos mostrar nuestro total rechazo hacia la mutilación genital femenina, y deseamos que la cifra de tres millones de mujeres y niñas mutiladas cada año baje de forma drástica en 2012.

Dejar una respuesta